Gajes del consumidor en la vida moderna

Publicado por on Ago 10th, 2012 y clasificado en curiosidades, tus noticias. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback a esta entrada

Cristina Peris.-La lista de la compra es una tarea cada vez más complicada para quien pretenda cuidar su alimentación y sus hábitos de higiene, además de seguir unos ciertos principios básicos. Si exceptuamos de esta lista los productos que contienen azúcares añadidos, por ser, como todos saben, perjudiciales;  los que contienen edulcorantes artificiales, bajo sospecha, en su mayoría, de ser cancerígenos; lo que lleva insecticidas o abonos potencialmente cancerígenos; los elaborados con “aceite vegetal” no identificado, puesto que puede ser ( y de hecho suele ser, según dicen) alguna grasa perjudicial para la salud cardiovascular, como el aceite de palma o coco; lo que lleva un alto porcentaje de grasa animal, tremendamente dañino también, puesto que sube el colesterol y es lo peor para nuestras arterias; y lo que lleva sal excesiva, como congelados y conservas varias, fatales para nuestra presión arterial.  Si eliminamos, digo, todo esto, resulta que no nos queda casi nada que podamos considerar saludable y respetuoso con nuestra línea.

El tema de la perfumería ya es de locos. Por mi condición de animalista convencida, descarté ya hace tiempo utilizar productos testados en animales (para quien no sepa cuáles son, circulan varias listas por internet de asociaciones fiables, como Animanaturalis). Ahí se fueron varias marcas de tinte para el pelo. casi todos los champús, cremas específicas para varias zonas del cuerpo. cosméticos o afeites varios, así como salsas, marcas de patatas fritas, chocolatinas, sopicaldos, bolígrafos, detergentes, maquinillas de afeitar, lavavajillas, e incluso fabricantes de celulosas (sí, hasta el humilde papel higiénico resultó implicado). Tras lo anterior, mi conciencia respiró aliviada. Por fin había localizado productos de uso cotidiano libres de sufrimiento animal.

Pero heme aquí que el otro día, realizando búsquedas en la red relacionadas con un producto sospechoso de ser cancerígeno, me confirman en cierta página, no solo que el tal producto es “carcinogénico”, sino que algunos otros de uso cotidiano y casi universal también lo son. Por poner algunos ejemplos, el Sodium Laureth Sulfato, componente principal de la inmensa mayoría de los geles de baño y champús que estamos utilizando e incluso de algunas pastas de dientes y otros productos (se usa tanto por lo económico que resulta, aunque parece que en un principio se empleaba como detergente de limpieza); el Triclosán, presente en productos como pastas de dientes; por no hablar de los pérfidos parabenos que, según he tenido ocasión de averiguar, parece que aumentan, al absoberse, las hormonas que producen el cáncer de mama… aunque no se apliquen en la axila.

Llegados a este punto, reviso nuevamente mis productos de perfumería, libres, sí, de sufrimiento animal, pero es que también le tengo miedo al cáncer. Me encuentro con que mi pasta de dientes de siempre tiene como componente principal el Triclosán, así que va enterita a la basura. Mis geles de baño contienen, como el noventa y tantos por cien de los existentes en el mercado, el Sodium Laureth Sulfato de marras. Y mi crema de manos contiene parabenos.

Mi lista de la compra ha quedado tan limitada que, por eliminación, apenas puedo comprar uno o dos productos de cada tipo, eso con suerte, después de leertodas las largas listas de componentes en el súper y en herbolarios. A estas alturas de la película pienso: bueno, si no me matan con los insecticidas, los abonos radiactivos, las hormonas (para quien coma carne), el mercurio o los piensos de piscifactoría, el triclosán o los parabenos, me matarán seguramente de hambre, porque los productos que no llevan estos componentes son tan caros que, de seguro, no me va a llegar para comer. A principios del siglo XXI la salud parece que sigue siendo, como ha sido siempre, cosa de selección económica (debo decir que Mercadona nos ha resuelto muchos de estos conflictos pero, lamentablemente, no todos).

Así que como, al parecer, nos van a matar igual, recomiendo a todos que se relajen y no sigan mi ejemplo, y que disfruten tranquilamente de lo que les quede de vida. Al final vamos a tener lo mismo, así que para qué sufrir tanto.

Por cierto, ¿alguien sabe de alguna crema de manos anti-edad sin parabenos?

Print Friendly, PDF & Email

Tienes que estar registrado para publicar un comentariot Inicio de sesión

* livingruzafa.com no puede revisar todos los comentarios que se hacen en todas las noticias. Agradecemos nos avisen de cualquier comentario ofensivo, amenazante, etc. enviando un correo electrónico a livingruzafa[arroba].gmail.com Indicando el título de la noticia y el número de comentario.

* livingruzafa.com se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.
livingruzafa.com descarta publicar comentarios ofensivos o de mal gusto, en caso de publicarse serán eliminados.

* livingruzafa.com no mantendrá en ningún caso conversación o correspondencia sobre los comentarios.
livingruzafa.com no se hace responsable de las opiniones expresadas por los internautas en sus comentarios.

* livingruzafa.com como organización opina sobre los temas de forma colectiva. Por lo que las opiniones de sus componentes sólo representan a estos y en ningún caso a la página.

Living Russafa

La sexta edició de @circuitobucles Festival Circuito Bucles Danzatindrà lloc del 20 al 28 d’octubre, per primera vegada, en el barri del Carme i especialment en el Centre del Carme Cultura Contemporània, que... facebook.com/livingrussafa/…

vídeos aleatorios

Categorías

cc